Ritmos de invierno

Echo de menos el Norte cuando los días se acortan. Tal vez porque me gustaba pasear por la playa en las tardes de invierno, cuando azotaba el viento. Eso marcaba un ritmo que llenaba de paz y que parecía detener el tiempo. El mismo ritmo que aún nos hace mecer ante el fuego en la chimenea o ante la lluvia que, en la noche, bate en el cuadro negro de la ventana.

2 comentarios:

  Bliss

25/11/07 23:10

Será el invierno, como dices, pero lo cierto es que de mi ombligo también sale un hilo que tira de mí hacia el norte...

  Jorge, desde Ourense

29/12/08 13:03

Y, sin embargo, a mí me llama el sur... y no consigo salir del norte. O será que siempre deseamos lo que no tenemos.