Memoria

La Universidad de Oviedo cumple 399 años en este 2007 y ese aniversario es la disculpa para contarles una historia de otro, más modesto, pero que me pertenece y puedo compartir.

Entré en la carrera de Biología unos días antes de cumplir los 17 años. No es que fuera un genio, no, fueron cosas de los curas, que me habían adelantado dos cursos allá, en primaria. Muestra de ello fue mi primer examen universitario, de matemáticas, del que aún recuerdo la apasionante pregunta: cambio de sistema de coordenadas en espacios vectoriales. El tipo que nos impartía la asignatura era gris. Y quiero decir eso, gris: cara gris, traje gris, habla gris. Dictaba las calificaciones con parsimonia, por orden alfabético de apellidos. Llegó la mía. Yo esperaba un... bueno, da igual, se hizo evidente que me dominaba el optimismo:

— Fulano de Tal...: un uno y medio bajo.

Sustituyan los puntos suspensivos por una pausa dramática. Creo que fue ese bajo, ese matiz recreativo añadido al suspenso sin paliativos, el que me hizo recapacitar sobre mi estrategia de vida universitaria, a todas luces penosa.

No les quiero aburrir y les diré sólo que los siguientes cinco años fueron magníficos. Años de madrugones para ir, de trenes nocturnos para volver a casa, de asambleas en el postfranquismo, de agotamiento sobre los libros, de compartir bocadillos para ir al cine de arte y ensayo (relean esto, que creo que me salió bien), de preparar los exámenes en grupo, de CNT, de continua compañía, de vivir dentro de los departamentos, de querer ser biólogo.

En aquel momento no se nos ocurrió que estábamos viviendo una etapa única. Yo lo ví después, cuando acabé la carrera y con la diáspora vino un tremendo vacío que me costó mucho llenar. Desde aquello tengo miedo a la soledad. Más tarde volví a la universidad porque era mi sitio. La tesis de licenciatura, becario, contratado a temporadas... casi dos décadas para acabar yéndome a otro lugar y escribir este post pero esa es otra historia.

Hoy, claro, también veo esos cinco años con la nostalgia de lo que no llegó a pasar. Creo que debe ser así cuando el tiempo marca distancias haciendo que los recuerdos mejoren, incluso, la realidad que realmente fue.

Tengo mala memoria para la gente y se me borran las facciones poco a poco. Un acontecimiento me las recuperó ya que hace un par de años recibí un correo con la propuesta de una reunión. Creo que todos acudimos algo nerviosos, algunos desde lejos.

Y fue la hora de las historias. Unos pocos habían desaparecido en su maelstrom particular pero la mayoría estabamos allí, milagrosamente intactos.

Hubo un momento durante el encuentro en el que me aparté a una esquina para observar, recuperando rostros, ajustando trabajosamente recuerdos y presente. Acabé viendo resurgir poco a poco a aquellos jóvenes que hace veinticinco años querían ser biólogos.

Somos lo que recordamos y seremos lo que los demás recuerden de nosotros.

12 comentarios:

  Anónimo

23/10/07 19:12

Me incluyo en el grupo de los que tienen problemas para recordar las caras.
Pero aún persisten en mi memoria aquellos seminarios de zoología donde se discutía la posible filogenia de algún "Orden" bajo la atenta mirada y dirección de una jovencísima Nuria.
Recuerdo el momento en que se hizo la foto de todo el "grupo" a las puertas de la facultad de Biológicas.
Por algún sitio tengo guardadas, que no perdidas, esas fotos en B/N.
Pasaron muchos años desde entonces y algunos fuimos devorados por nuestro "maelstrom" particular que nos llevó por extraños caminos.
Tiempos aquellos para la nostalgia.
Lástima no saber de la reunión. Hubiese sido interesante mirar tímidamente a traves de una pequeña mirilla.
Un saludo.
Ignacio

  Angel

23/10/07 20:05

Hay otra reunión dentro de poco y te aseguro que, por fortuna, se puede mirar de frente (podía no ser así) y es que hemos tenido suerte con la gente. Bienvenido.

  Anónimo

12/12/07 17:35

Por cierto...
Recuerdo a la profesora de biología marina. Mujer fuerte de cuerpo y alma.
Guardo encontrados sentimientos de aquella persona.
Senil se encuentra mi memoria pues ni su nombre recuerdo.
Me gustaría saber si algún "maelstrom" particular hizo que ella pasase la linea hacia el olvido...
¿Que fue de ella?.
Inocente curiosidad por mi parte. La misma que me hace preguntar donde debo situarte... en la foto general del grupo a las afueras de la facultad. :)

  Angel

12/12/07 20:48

La profesora en cuestión era (es) Isabel Moreno. Su marido, catedrático de Ecología, es Miguel Morey. En aquel momento se fue a la Universidad de las Islas Baleares y nosotros apenas lo conocimos. Más tarde, Isabel se fue también y allá han estado hasta el presente.
A Miguel Morey lo ví hace un par de años en Madrid en un congreso. Isabel sigue en el directorio de la UIB por lo que supongo que sin grandes novedades salvo por el tiempo que pasa.
¿Mi posición en la foto?
Mañana le echo un vistazo y te la digo.
Y pon el nombre joé, que siempre es agradable saber quien te visita :-)

  Angel

13/12/07 13:45

Respondiendo a tu curiosidad: fila inferior del mosaico de fotos, tercero empezando por la izquierda.

  Anónimo

13/12/07 16:23

¡Vaya! :)
Aún me acuerdo...
Aunque poca relación tuvimos durante la carrera.
Te recuerdo tímido... ¿o era introvertido?.:)
¡Como cambian los años!.
Pero no. Otro que conozco era de personalidad mucho más extrovertida.
También reconozco que este último tenía, y sigo teniendo, algún año más que el resto.
A pesar de ello, me sigo reconociendo en algunas de las viejas fotografías del mosaico. :)
Gracias a ti y a "Google" he visto una foto actual de Isabel. Me la imaginaba así. :)
Perdona que no haya firmado en el anterior comentario.
Sigo llamándome Ignacio.
Un saludo :)

  Anónimo

20/12/07 11:31

Por pura casualidad, y supongo que por cercanía de trabajo por una parte y de vivienda por la otra, acabo de encontrarme con una compañera de la facultad.
Dolores, Lola para todos los amigos. :)
Me comunicó que, al parecer, mañana hay organizada una comida de "viejos" alumnos de biológicas.
En fin. Otra vez que no se me va a lograr. No estaré en Asturias a partir de hoy por la tarde. :(
Ya le rogué que diese recuerdos de mi parte. :)
Seguro que sabrá dar las explicaciones oportunas y que, con ellas, alguien aún se acuerde de mí. :)
Espero tener más suerte para la próxima reunión y poder acudir en persona.
Un saludo.
Ignacio

  manon

7/1/08 20:15

Hacía tiempo que no oía hablar de Isabel Moreno Castillo, efectivamente mujer grande, que a Pura Miyares y a mi nos trajo por la calle da la amargura cuando intentábamos hacer nuestra tesina. Tanto fue así que yo abandoné y me dediqué a preparar las oposiciones. No te recuerdo, Ignacio,soy Manon y por lo que dices también hiciste Zoología, como yo. Dame más pistas. ¿Dónde estás tú en la foto de la facultad?
Yo sí fui a la cena del 21 de diciembre y te recomiendo que no te pierdas la siguiente. Fue estupendo ver de nuevo a tanta gente y ver que también los demás te recuerdan. ¡Muy gratificante!

  mrci

9/1/08 20:16

Reviso la foto en B/N del grupo en los jardines de la Facultad... y aún me reconozco en ella.
La verdad que con bastante más pelo en la cabeza y el tópico cuello de camisa modelo "cantante años 70". :)
Supongo que en la orla fotográfica (se que por algún sitio está guardada)se verán mejor nuestras caras.
Los años perdonan poco.
Uhmmm... En la foto, estoy en la primera fila de los que estamos de pie, el sexto por la derecha. :)
Espero que alguien aún se acuerde. :)
Y...si. Hice Zoología. Me gustaba y me gusta estudiar a los animales. Luego mi "maelstrom" me hizo estudiar al más "animal" de todos. En ello sigo :)
Por motivos de viaje obligado no pude asistir a esta última reunión.
Haré todo lo posible para poder hacerlo a la siguiente :)
Avisarme si se realiza.
Será agradable volver a recordar aquellos tiempos y poder saludar a toda la peña.
Un abrazo
Ignacio

  Angel

9/1/08 20:32

Bueno, yo sí me acuerdo (y es un milagro porque soy un desastre). Espero que a la próxima aterrices por la cena que suele hacerse siempre sobre la tercera semana de diciembre cada dos o tres años. Si me envías tu correo electrónico al mío (amfeli@unex.es) quedarás fichado a perpetuidad y serás avisado sin remisión :-)

  mrci

10/1/08 09:02

Enviado correo solicitado. :)
Espero que haya llegado.
Por cierto, seguro que algunos de los asistentes hicieron fotos para el recuerdo, durante esas sesiones lúdico-gastronómicas. :)
¿Alguno más se atrevió a "colgarlas" en la red?.
Agradecería el envio de las posibles direcciones web, si las hubiese.
Un saludo
Ignacio

  manon

16/1/08 20:15

mrci quiere decir ¡Méndez Rendueles Carlos Ignacio! Claro, Carlos Rendueles, para nosotros, que luego estudiaste medicina, al "animal" más animal de todos. ¿Cómo no nos vamos a acordar de ti?
Malén y yonos preguntamos en la cena que qué sería de tu vida. Y tú, tan cerca. y además tengo una foto, no sé dónde, en la que estamos juntos en la primera espicha después de acabar. Un beso muy gordo de Manon (si es que te acuerdas de mi)