Era otro Mayo

Dice Daniel Cohn-Bendit que aquel mayo fue una rebelión contra el autoritarismo, que la gente quería tomar el poder sobre sus vidas, no el poder político.

Pasaron dos décadas y era otro mayo a finales de los 70, Carrero y Franco habían muerto parecía que sólo unos minutos antes, el régimen ya había sufrido una inesperada metamorfosis. Los estudiantes aún creíamos que el movimiento asambleario podía llevarnos a algo duradero y mejor. Sólo que este mayo teníamos razón y así ocurrió pero dentro de nosotros, no en la sociedad. Y es que habíamos leido a Hesse y tarareábamos Al vent, una mezcla bien extraña, pero no teníamos coche ni moto para buscar las experiencias ajenas de Kerouac, ni siquiera las más cercanas de Raimon. El viaje tendría que ser de otra forma. Viendo hoy a nuestra gente creo que no lo hicimos mal.

En la fiesta de Los Maizales (Gijón), 1977.

El disco original de Raimon de 1963 está aquí por si alguien quiere recuperarlo. Contiene cuatro canciones Al vent, La pedra, Som y A cops. Para escuchar Al vent basta con pulsar aquí.

2 comentarios:

  Anónimo

9/6/08 10:32

sinceramente, creo que las cosas se pondran mucho mas feas de lo que creen en los próximos años. La juventud sera la que movera el mundo.. si eras o eres amante de raimon te aconsejo que escuches un poco de rap(con cabeza, no lo que ponen en discotecas, porque basura hay en todos lados)creo que el mensaje es muy superior, mas claro, y con mas ganas de cambiar el mundo... Si no crees que sea digno de escuchar, me contaras quien son los nuevos poetas del siglo XXI, los que viven calle, los que viven con el problema y tienen cabeza para luchar contra el y no unirse. En defininiva ahora solo estamos empezando. Espero que no pase como en EEUU que se ha convertido en dinero y ya está.

  Angel

9/6/08 11:03

Escucho las letras de rap en Radio 3 y te doy la razón en cuanto que hoy esa es la única "canción protesta" con algo de contenido detrás.
Respecto a la evolución de las cosas en los próximos años espero que esto sea, como siempre, un péndulo, y todo se recobre cuando un nuevo ciclo comience. Pero no soy adivino, habrá que esperar.